El Palacio Potala

El Palacio Potala, Lhasa Tibet

Encaramado en lo alto de Marpo Ri (el monte rojo), y bautizado en honor del Riwo Potala, en la India, el monte sagrado donde mora el bodhisattva Chenresi, el Palacio Potala, resulta deslumbrante tanto interior como exteriormente y es el edificio singular por excelencia de Lhasa. Mientras disfrute de las vistas desde el tejado, observe la refulgente colección de oro y joyas, y dirija sus pasos de capilla en capilla se codeará con excitados y sobrecogidos peregrinos de todas las etnias tibetanas, realizando ofrendas en cada uno de los altares. Elevándose en trece alturas y con más de 1.000 estancias, el palacio fue construido por al menos 7.000 personas y 1.500 artistas y artesanos, a lo largo de más de 15 años. No intente visitarlo el primer día que haya cambiado de altitud, pues es un ascenso bastante largo, e incluso los tibetanos soplan y resoplan al subir. Disfrutará más de la visita una vez se haya aclimatado. Hay mucho que asimilar en una primera visita, por lo que una segunda siempre ayuda a tener mejor perspectiva.

El horario oficial de apertura incluye todos los días de 9-11.30 h y de 15.30-18.00h. No obstante, el horario del palacio es una gran fuente de confusión, ya que parece cambiar con cierta frecuencia, así que pregunte a otros viajeros antes de ponerse en marcha. A la hora de escribir estas líneas, el Pótala permanecía abierto para todo el mundo por la mañana, con un turno de tarde para las excursiones organizadas. Lo cierto es que el mejor momento para la visita es por la mañana, cuando el lugar está atestado de emocionados peregrinos; por la tarde aparecen unos cuantos extranjeros a los que se conduce por el palacio en una visita guiada que se inicia a las 15.30 h. Parece ser que no hay problema en tomar fotografías desde las terrazas de las capillas, desde donde pueden obtenerse buenas instantáneas de la luz del sol cayendo oblicua y evocadoramente sobre una carpintería decorada de manera fabulosa.

Construido con varios propósitos, el Palacio Potala sirvió como centro administrativo, sede del gobierno, monasterio, fortaleza y hogar de todos los dalai lamas, desde el 5° al 14°, aunque desde finales del siglo XVIII, cuando se construyó el Norbulingka como palacio de verano, sólo habitaron el Pótala en invierno. El edificio principal del Pótala es el palacio Blanco (Potrang Karpo), mientras que el edificio central que se eleva desde el centro de éste es el palacio Rojo (Potrang Marpo).

El Pótala tiene una historia larga y densa. El rey Sogtsen Gampo mandó levantar el primer palacio en este emplazamiento en el siglo vil, pero acabaría siendo destruido por invasiones posteriores. El actual palacio Blanco (1645-1648) fue construido durante el reinado del 5° Dalai Lama, que lo ocupó como residencia en 1649,mientras que el palacio Rojo fue finalizado en 1693.

El Interior del Potala

El interior del PótalaEl microbús 2 pasa junto a la puerta de la parte frontal del enorme recinto. Se entra por aquí y se atraviesa caminando el poblado Shol, antaño el barrio de los burdeles de Lhasa, ahora lleno de tiendas y vendedores de recuerdos, hasta la taquilla, al pie de los escalones que conducen al Pótala.

La escalera lleva en primer lugar al patio interior, Deyang Shar, del palacio Blanco, rodeado de celdas monacales y de almacenes con los aposentos del Dalai Lama en el extremo este. La sala de Recepción Oficial, ricamente labrada y pintada, está dominada por la mole del trono elevado, y se halla decorada con maravillosos brocados y thangkas (cuadros enrollados, bordados o pintados, de motivos religiosos), con una puertecita que conduce a las estancias privadas del 14.° Dalai Lama. Hay una pequeña cámara de audiencias, una capilla, un vestíbulo y, finalmente, el dormitorio, con un mural maravillosamente pintado de Tsongkhapa —fundador de la escuela gelug, a la que pertenece el Dalai Lama— sobre la cama. Al otro lado de la sala de Recepción Oficial están los aposentos privados de los anteriores dalai lamas, pero están cerrados al público.

Unas escaleras llevan del patio al interior del palacio Rojo, y continúan hasta el tejado, con sus fabulosas vistas de Lhasa. La primera habitación del piso superior es la capilla de Maitreya, que alberga gran número de ornadas imágenes y que marca el tono del resto de capillas. Ésta está dominada por una imagen sentada de Maitreya, realizada en tiempos del 8.° Dalai Lama y que se dice contiene el cerebro de Atisha,el erudito indio del siglo xi, responsable del renacimiento budista en el Tíbet. A la izquierda del trono del Dalai Lama hay una imagen del 5° Dalai Lama encargada poco después de su muerte y que se supone contiene parte de sus cabellos.

El Rojo es el lugar de descanso de todos los dalai lamas, del 5.° al 13.°, exceptuando al 6.。,que murió de camino hacia China y que se dice está enterrado cerca del Qinghai Hu (antiguamente conocido como el lago Kokonor), en la actual provincia de Qinghai. No obstante, no todas las tumbas permanecen abiertas al público. Aunque varían en tamaño, todas son chortens (una construcción budista tíbetana tradicional de varias alturas que, normalmente, contiene reliquias) dorados con joyas incrustadas, con una altura tras otra maravillosamente cinceladas; en su interior se encuentran los cuerpos de los dalai lamas, preservados en sal seca. Al menos debería poder ver la tumba del 13° Dalai Lama o la del 8°, en el piso superior.

La capilla de Lokeshvara, considerada como el santuario más antiguo y sagrado del Potala, está en el piso superior, y la cámara de la Práctica del rey del Dharma, justo por debajo, en el piso intermedio superior, que data de la construcción original de Sogtsen Gampo, y que es el centro de interés de todos los peregrinos del Pótala. Es fácil pasar por alto la cámara de la Práctica, a la que se llega por un pequeño corredor desde la galería. Se supone que el rey Sogtsen Gampo meditaba en esta oscura y sombría cámara, ahora dominada por las imágenes del rey y sus ministros, Tonmi Sambhota y Gawa. En la base del pilar maestro hay un hornillo, que se dice utilizó el propio Sogtsen Gampo.

Aunque pasará por el piso intermedio inferior, las capillas que alberga están cerradas, y el resto de las estancias abiertas están en el piso inferior, fuera de la enorme sala columnada de reunión. El principal atractivo aquí abajo es la gran capilla de las Tumbas de los dalai lamas, que contiene el impresionante chorten dorado del 4° Dalai Lama, de tres alturas y que está formado por 3.700 kg de oro. A la izquierda y a la derecha hay chortens más pequeños con los restos del 10° y del 12° Dalai Lama, y los chortens que están a los lados de éstos se cree que contienen reliquias de Buda. Los visitantes salen del palacio Rojo por la puerta tras el altar de la capilla del Santamente Nacido, y el camino serpentea por el lado oeste de la colina hasta llegar a la puerta oeste.

 

Scroll to top